Educación / Cuando el esfuerzo no reconoce de edades

” yo no se a quien se le ha ocurrido esto, quien lo ha planificado pero sin lugar a dudas le va a cambiar la vida a mucha gente” Así con estas palabras de Carlos Dalmiro Gonzales  comienza el documental Plan Fines 2 realizado por los docentes del proyecto. Mi amigo el periodista Ezequiel Ghione fue el encargado de contar estas historias de vida, de personas a las que el estado le dio una posibilidad de superación personal real.

Entre todas las historias relatadas por Ezequiel, la que mas conmueve es la de Carlos, quien  anoche recibió su titulo secundario, luego de sesenta de haber abandonado los estudios.

” Yo empece a estudiar en una “escuela fabrica” en donde se enseñaban dos especialidades Tornería y Ebanistería y aprobé el primer año, pero luego no seguí estudiando” le cuenta Carlos a Ezequiel en el comienzo de la charla.

¿Y porque no continuo estudiando?

Por esas cosas de la vida, al terminar el año de estudio en la vacaciones fui a trabajar a una carpintería y entonces les dije a mis padres que estaba entusiasmado con el trabajo y que no quería volver a la escuela, ellos estuvieron de acuerdo y así abandone los estudios tenia 13 años.

¿Carlos eso fue en 1955, pero nunca pensó en volver retomar sus estudios?

No nunca lo pensé, hasta que me entere del Plan FINES

¿ Y como fue que se entero?

Porque mi esposa conocía a varias señoras de Azcuenaga en donde vivo que lo estaban haciendo, yo no sabia nada y fue ella la que me empezó a insistir en que probara. En ese momento sentí que en mi vida había algo inconcluso, fue entonces cuando mis hijas también me insistieron y ahí tome da decisión de anotarme.

¿Habia apoyo de la familia y una decisión persona?

Si, las dos cosas eso me impuso a anotarme.

¿ Y como fue la experiencia cuando comenzó?

Arranque el primer año y la verdad es que no sabia como podría resultar después de sesenta años. Pero me adapte y pude agarrar el tren de aprendizaje y me convertí en el alumno mas viejo de la escuela.

Anoche, en un acto plagado de emoción y a sus 76 años, Carlos recibió de sus nietas ( foto ) su titulo secundario, demostrando una vez mas que la superación personal es fuerte cuando se cuenta con las herramientas necesarias para lograrla. Son muchos los gilenses que pudieron acceder a una educación superior, no si esfuerzo pero ayudados por docentes que creen en la educación publica como una herramienta de libertad individual inocultable. Felicitaciones a Carlos y a todos los alumnos que hacen el esfuerzo día tras día.