Redes Sociales / La irresponsabilidad de acusar sin pruebas

“La tierra que nos pario” es una fan page de Facebook creada por personas de nuestra localidad en mayo del 2016. En su presentación se definen como “Mujeres y disidentes del patriarcado. Ecofeministas en lucha. Una manada hermanada”.

El 22 de junio a la 1.13 de la madrugada publicaron un post con la foto de un vecino que en esos momentos se encontraba detenido, acusado de un delito sexual, exponiendo su fotografía su nombre y apellido y acusándolo de VIOLADOR. Sin embargo esa persona ha sido liberada por la justicia en las ultimas horas. Hoy se está empezando a ver la misma red social, reclamos de vecinos para que se pidan las disculpas del caso.

Este hecho despierta la pregunta, ¿con que grado de responsabilidad se expone a una persona al escarnio público, antes de ser condenado? El hecho de administrar un medio de comunicación impone una responsabilidad, mas allá del hecho de que se pueden cometan errores, en el caso de la Fan Page “La tierra que nos pario” pareciera que no se tuvo la responsabilidad de esperar el fallo judicial, para “escrachar” al vecino que soportaba la denuncia.

Por mes se abren 180 causas penales, en el intercambio de información, datos filiatorios, fotografías y videos a través de Facebook, según denunció la ONG Defendamos la República Argentina. En un fallo de la justicia de la ciudad de Buenos Aires se condenó a una mujer a realizar 150 horas de tareas comunitarias por “calumniar e injuriar” a un hombre a través de las redes sociales. El delito por calumnias e injurias está tipificado en los artículo 109 y 110 del Código Penal, pero nunca había sido aplicado en la Argentina para agravios vertidos en las redes sociales. ante la audiencia “se hizo alusión que hay que tomar conciencia de que acusar falsamente a una persona de la comisión de un delito en las redes sociales, en este caso Twitter, es un hecho grave que causa un gran daño en lo personal y profesional a una persona y que la justicia no puede permitir que estos hechos sigan sucediendo y que no tengan consecuencias”

Por esto el caso del remisero local se abre un escenario nuevo, en el que se pone en discusión la irresponsabilidad de acusar a una persona que vive en comunidad, si que haya sido condenada efectivamente, los responsables de la publicación en la Fan Page como así también quienes la difundieron asumir la responsabilidad del caso.