Reductores de Velocidad / Una ciudad repleta de obstáculos

Una costumbre instalada desde hace años en la ciudad, es la instalación de reductores de velocidad también llamadas “lomos de burro”. En algunas calles necesarios en otras francamente no. Los responsables de las obras públicas del partido Ingeniero Daniel Martínez y Ingeniero Marcelo Gasparro explicaron en FmMundo en conversación con Marcelo Tradatti de que manera se toma la decisión de colocar estos elementos en las calles de San Andrés de Giles.

¿Cómo se toma la determinación de colocar un reductor de velocidad en una calle?

Daniel Martinez/ Uno a veces esta en el medio de lo que pide el vecino y lo que pide el que circula, entonces si hay algo mal hecho nos ponemos de acuerdo y lo corregimos. La cuestión es ponernos de acuerdo, arriba del escritorio tengo ocho expedientes de pedidos de vecinos que estamos evaluando.

¿Cómo es el sistema, lo pide el vecino?

Se arma un expediente, porque no quieren que circulen rápido por su calle y nosotros evaluamos. Lo que tenemos que hacer es ponernos de acuerdo, los ocho expedientes están parados porque hemos tomado la decisión de parar.

¿Hay otro modelo más amigable de reductor?

Depende de lo que vos pretendas, si vos queres que los que vienen a 140 Km por hora y seguir como venís es un lomo y si queres que reduzca a primera el lomo es de otra forma, nos podemos equivocar a veces en el alto pero lo corregimos siempre.

¿Tienen muchos pedidos?

Ahora hay ocho expedientes que están parados

¿Y en que calles?

Por todos lados, el mas emblemático es el de la esquina de Moreno y Rivadavia en frente de Plaza San Martín.

¿Hicieron uno en la calle del CIC, hacía falta?

Son expedientes que crean los vecinos, nosotros solo resolvemos en algunos lugares van en otros no.