Motos y picadas / Un problema por el que en Giles no se hace nada

La problemática de las motos ruidosas que desde hace uno años molestan a los vecinos de San Andres de Giles, no tiene solución y va en aumento. A esto se ha sumado el otro tema aún más peligroso que es el de las picadas. La zona de la colectora o de la ruta nacional nro. 7 entre el puente peatonal y la rotonda son zonas de peligro elegidas por los inconscientes motociclistas para realízalas. De hecho, esa zona de la ciudad ya se ha cobrado una joven vida el año pasado y hace pocos días un joven de 20 años otra vez impacto contra un vehículo que circulaba en el mismo sentido y hoy se encuentra internado en el hospital municipal.

La problemática no es nueva, las quejas de los vecinos por los ruidos molestos que ocasionan las motos y sus escapes libres tampoco. Hasta hace uno tiempo se los escuchaba y veía en la zona céntrica, pero con el paso del tiempo se fue extendiendo a los barrios de la ciudad. No solo se concentra en motos circulando por la ciudad y “haciendo ruido”, sino también que se están viendo cada vez mas seguido “picadas” de cinco o seis participantes que “acostados” sobre la moto y a toda velocidad en la colectora y en el tramo de la autovía que va desde el puente de Cucullu hasta el puente peatonal.

Sin ninguna respuesta

Ni el organismo de control de transito cargo de  Carbajal ni la policía de la ciudad han hecho nada por solucionar este problema, de hecho, una alta autoridad policial le confeso a este medio que “tienen identificados a unos veinte jóvenes que se dedican a las picadas en San Andres de Giles pero que sin embargo no pueden hacer nada”. Sin embargo no es lo que pasa en otras localidades. Por ejemplo, en la vecina localidad de Chacabuco hace nada mas de un año, cansados de la problemática se realizaron 33 allanamientos  y se secuestraron 22 motocicletas. La investigación comenzó luego de la denuncia de vecinos que cansados por esta problemática hicieron la denuncia del en la comisaria local quien dio intervención de la UFI 22 descentralizadas con la participación de los juzgados de garantías 2 y 3 del departamento judicial de Junín, por infracción al artículo 192 del código penal. Algo similar, sucedió en la localidad de Pehuajó donde se allanaron 14 domicilios y se secuestraron 8 motos utilizadas en picadas. Por ese hecho el jefe policial  declaro que “Es importante el compromiso de la Fiscalía. Su rápido accionar permitió que se sacaran de la calle varias motocicletas que ponían en riesgo la integridad física de los vecinos de la ciudad. Es un trabajo que hacemos permanentemente, en conjunto con la Fiscalía y está orientado a erradicar este tipo de delitos, nosotros somos auxiliares de la Justicia y trabajamos en consecuencia, la Fiscalía está muy interesada en dar un corte definitivo a este tipo de delitos”. En San Andres de Giles, aun se espera que las autoridades tomen cartas en el asunto y se dignen a actuar para solucionar esta situación, la pasividad de las autoridades es harto evidente y cuando se consulta sobre que se piensa hacer por esa problemática es que mucho no se puede hacer. Algo que a la luz de los que sucede en otros lugares de la provincia y cabe destacar que son delitos con penas importantes Además del secuestro de la motocicleta, las penas por este tipo de delitos van de seis meses a tres años de prisión y el doble de inhabilitación para conducir.